Agiles y flexibles

Ser ágiles y flexibles

Con el tiempo hemos aprendido que superarse es la mejor manera de seguir creciendo. Que se aprende siempre y que cualquier obstáculo te hace más fuerte, más sabio y mucho más flexible para adaptarte y buscar siempre la mejor respuesta.

Ser ágiles y flexibles ha permitido que mientras alcanzamos la sabiduría compartiendo lo que sabemos, trataremos que el análisis nos lleve a comprender todo aquello que envuelve el mundo de las marcas.

Consultora Branward – Flexible Wisdom Thinking

Mientras tanto, y para todos aquellos que se resisten a cualquier tipo de cambio en la dirección de sus negocios, tres consejos clave pueden ayudarles a abrir su mente:

Escucha

Escucha a empleados, socios, proveedores y clientes.
No tengas miedo de las opiniones.
Cualquier idea siempre puede ser bienvenida.
Una empresa con una cultura flexible se construye haciendo que todos los empleados se sientan cómodos compartiendo ideas sobre cualquier aspecto que concierna al grupo: innovaciones, mejoras en los procesos, corrección de errores…

Realmente escucha

Hay que ir un paso más allá.
Además de estar abierto a que lleguen las ideas, hay que ir a por ellas.
Cada empresa debe encontrar su fórmula.
Convocar regularmente sesiones de brainstorming puede ser una ayuda.

Abre tu mente

Si sigues los dos primeros puntos obtendrás distintos flujos de ideas.
Esto es bueno, pero sólo si recibes esas ideas con la mente abierta, preparado para analizarlas, con una actitud creativa.
Digo creativa porque la creatividad es lo que permitirá ver las posibilidades ocultas para prever las situaciones de forma distinta a lo que actualmente son.

Es hora de cambiar el “No vale, no se puede hacer” por “Qué tenemos que hacer para que suceda”.

El cambio es una oportunidad de mejora.

Bienvenidos al cambio.

 

Leave a Reply

*

Next ArticleIngredientes para un perfecto Plan de Proyecto